14.10.08

…y que cumplas para atrás

Hoy se me va un año más, en general esta fecha siempre está buena para mi. No sé, el paso del tiempo me pone contenta. O me ponía, porque hoy no estoy así. No hay ganas de celebrar, no hay ganas de recibir saludos. No hay ganas de nada. Pero bueno, todavía no sé cómo desaparecer del mundo. David Copperfield no me quiere contar sus secretos.
Igual, en medio de estas no ganas de estar, hay algunas cosas que me hacen sonreír. Mi vieja me mandó un mensaje a la hora en que nací. “Y ha salido del sol”, decía y fue lo más lindo que me dijeron en todo el día. Pero hoy no hay sol, ni afuera, ni adentro de mí. Y no sé bien por qué.
Es probable que lo que siento sea bastante injusto para muchas personas, para las que quieren festejar conmigo, las que me quieren ver. Y sobre todo para las que me bancan todos los días, para las que están ahí sin importar si estoy triste o contenta. Es posible que lo que sigue sea muy egoísta, y hasta incorrecto, pero el único regalo que quiero es el sonido de su voz. El resto no llena, ocupa lugar un rato y después solo hay vacío.
Me angustia, me pone mal sentir así, pero no sé cómo evitarlo. No aprendí todavía.
Hoy sólo quiero que el día pase rápido, volando. Y que la bolsa de cemento en el medio del pecho desaparezca.

3 comentarios:

shugo dijo...

Jodido... pero pasara. Como todo. Como los años.

Anónimo dijo...

un vacío que no se llena pero hay abrazos, hay presencias que están porque se te ama y mucho...
y sabemos que si hay chocotorta la angustia es un poco más chiquitita

Scar dijo...

.


Tal vez... (solo tal vez)... en vez de esperar por una balsa...


... sea hora de nadar.


(Y, por lo que dice rodearla, el mar está calmo... y ha salido el sol).


Solo me tomé la libertad.

Saludos, y mis mejores deseos.
El león marcado.